Mamá Experta: El paraíso en el mar, Disney Cruise

Vista del exterior del barco, cuando bajamos en Castaway Cay
Imagen desde la orilla de la Isla privada Castaway Cay
Imagen desde la orilla de la Isla privada Castaway Cay en Nassau

Y un día mi familia descubrió el paraíso, si los parques Disney son increíbles, el Disney Cruise Dream, que tuvimos la dicha de conocer, es un pedazo de paraíso flotando en el océano.

Fueron 4 noches, saliendo el 26/01/2014 en el Crucero Disney Dream en la habitación 12028, con balcón, cama matrimonial, sillón cama, otra cama que salía desde el techo, escritorio y se dividía como si fuera en 2 ambientes, realmente muy grande. La categoría era Concierge Family Oceanview with verandah. El ingreso al barco se puede hacer desde las 10hs de la mañana, si uno puedo aprovecharlo es mejor, ya que así por ejemplo el Aqua Duck, uno puede disfrutarlo sin hacer fila, ya que la demanda es siempre de unos 20/25 minutos de espera durante el viaje, ya que es la atracción principal.

No se por donde empezar, al llegar al barco, por la categoría Concierge de la habitación, teníamos el check-in diferenciado y más personal que el resto de los pasajeros. Para todas las mamás, es muy muy seguro, a los niños en cuanto la familia llega al puerto a hacer el check-in se registra por supuesto, y ahí mismo a todos los niños/adolescentes les ponen una pulsera que es una “Magic Band” (igual esteticamente a la de los parques tematicos Disney), con GPS y una contraseña, así nuestros hijos pueden circular tranquilos por el barco y si se pierden o los perdemos, nos podemos encontrar y todos disfrutamos sabiendo que nuestros peques están seguros. También el teléfono de la habitación, que son 2 equipos intercomunicados, que sirven como celular en el barco. Otra cosa maravillosa es que en los sectores de juegos, que están divididos por edades, y con actividades magnificas, esta prohibido aburrirse, no entra ningún adulto, solo el personal capacitado, y los chicos mayores pueden estar autorizados para entrar y salir solos. Cada salón es “Disney”, siempre en cada detalle, en cada rincón, todo pensado y diseñado para ser mágico. Como el detalle de al hacer el check-in un listado impreso con cada actividad, cena reservada, excursión, hora de llega a puerto y salida, y todo lo necesario. Luego al llevar a la habitación otro “book” más abreviado para no perderse nunca de ninguna actividad ni confundir que restaurante tiene uno reservado en cada noche de viaje.

A los chicos les encanta, mi hija tenía 8 años y se sintió libre, porque iba y venia, hizo amigos de otros países, y se divirtió como nunca, y nosotros como papas, por momentos parecía que estábamos de luna de miel. Solo por un ratito, porque las actividades para compartir son infinitas.

Desde que subimos la tripulación nos dio la bienvenida con cálido aplauso, y nos dirigimos a nuestro camarote, estábamos ubicados en el sector Concierge (que son habitaciones en el piso 13, con balcón y con comidas y servicios exclusivos), como tiene también los resort, el camarote era increíble, con balcón, y lo que mas me sorprendió durante toda la estadía fue la limpieza, lavaban las alfombras todos los días, y cambiaban las sabanas y toallas, y por supuestos es infaltable el origami de toallas que ama mi hija. Después nos invitaron al comedor a una bienvenida, que decir de la comida, no hay palabras, lo que quieran, para quien quieran, para todos los gustos. Incluyendo bebidas alcohólicas nacionales e importadas de las marcas mas exclusivas.

En los horarios que no esta el comedor general abierto hay todo el día, helados, hamburguesas y panchos, y por supuesto bebidas frías y calientes libres para todos los pasajeros, no importa la categoría de su habitación.

Por la noche disfrutamos de los mejores shows de Disney, princesas, magos, malvadas, música, baile, fantasía, películas estreno y todo el mundo de Disney en un teatro increíble que nos transporto a los lugares más increíbles.

Y después de esto las cenas, si los parques tienen restaurantes fantásticos y temáticos, el crucero también se distingue para los pasajeros que decidan comer en restaurante tradicional, ya que el buffete es incluído para todos (Desayunos, Almuerzo y Cenas). En nuestro caso ya teníamos reservado por la categoría Concierge las siguientes reservaciones:

La primer cena fue en el Royal Palace

La segunda y tercer cena en el Animator´s Palace

La última noche, cena en Enchanted Garden

Nuestra mesa era siempre la número 74, entonces al entrar a cada restaurante uno siempre buscaba la misma mesa en cada restaurante donde ya estaba reservado, y siempre los mismos 3 mozos nos acompañaban para conocer nuestros gustos, y crear un vínculo, una excelente idea Disney.

La comida súper sabrosa y completa y al ser un restaurante formal, la comida es más sofisticada, hasta los mozos le cortaban la comida a los chicos si así lo deseaban. Como comenté durante todas las noches nos acompañaban los mismos mozos por los distintos restaurantes y eso hace que uno se sienta como en casa.

Para los que quieran salir sin hijos hay un restaurante exclusivo para adultos, llamado PALO, y se puede dejar a los chicos divirtiéndose, incluso los bebes tienen su lugar dónde están bien cuidados.

Hay un sector especial sólo para chicos, que ingresan con su Magic Band, igualita a la de los parques Disney, donde ingresan y se registran, y hay actividades para ellos, un sector especial de Marvel y mucho más. También por las noches hay una disco para los adolescentes.

Entre las actividades en el piso principal donde estan las piscinas, hay por ejemplo, aros de basquet, además del Aqua Duck, y un green de golf virtual, con pantalla interctiva, y varias actividades más todos los días y a toda hora. El sector para los más chiquitos de juegos de agua es muy bueno, para los padres que les preocupa a sus hijos nadando. Es un sector techado al lado de las piscinas, y como si fuera una gran pecera limitada con una pared transparente, vemos a nuestro hijos jugar con agua con total seguridad para ellos mismos.

Cabe destacar las dimensiones del teatro / cine, que en nuestro caso vimos recién estrenada Frozen en 3D, con toda la comodidad y tecnología en audio y sonido. Los shows, al mejor estilo Broadway.

 

 

El barco hizo dos paradas y nosotras bajamos las dos veces, ya que teníamos excursiones extras contratadas, mucha gente se queda disfrutando de las piscinas, el Aqua Duck y y todas la atracciones del buque.

La primer parada fue en Bahamas, y tomamos la excursión del parque de agua del famoso hotel Atlantis, muy divertido por cierto, lo único, extrañamos las exquisitas comidas que sirven a bordo, y aprovechamos para cumplirle un sueño a mi pequeña, tocar un delfín, así que, nos pusimos el equipo e hicimos una de las cosas mas raras que hemos hecho, jugar, besar, acariciar y alimentar a un hermoso y enorme delfín, todavía no se cual de los tres estaba mas feliz, es uno de esos recuerdos que se atesoran por siempre. No permiten el uso de cámaras acuáticas propias, ya que por seguridad del delfín. Y además luego la empresa que brinda ese servicio vende las fotos, las cuales no son caras, no es la idea del negocio.

Al día siguiente, y después de navegar toda la noche, la parada fue en la isla privada de Disney, llamada Castaway Cay en Nassau, nunca en mi vida pensé pisar un lugar tan increíble como ese. La isla tiene toda las comodidades y juegos de agua para divertirse, nosotros habíamos reservado algo muy especial, una “Cabanna”, el cual era un sector privado de la playa en donde había 12 Cabañas, que era totalmente privado, y ahí nos espera un refrigerador con bebidas, frutas, toallas frías, protector solar, y todo lo necesario para olvidarse que existe un mundo más allá de el sol (y reponían gaseosas, aguas y frutas si uno lo requería), el mar y la arena. También se podía alquilar motos de agua, y esos paracaídas especiales para recorrer el cielo, entre muchas otras actividades. En nuestro caso optamos por el descanso y disfrutar de la playa paradisíaca. Nuestra Cabaña privada era la número 3, y hasta tenía escrito nuestro apellido en la entrada a la misma.  Los “propietarios” de cabaña tenían transporte en un auto eléctrico tanto al baja del barco, como para volver, y se pedía desde el teléfono de la cabaña… realmente pensaron en todos los detalles.

Al mediodía almorzamos hamburguesas, costillas, salchichas, hecho en barbacoas a la vista de todos, un almuerzo muy sabroso y ahumado. En nuestro caso fue en el restaurante buffete Cookie Two, el cual al estar al lado del sector de cabañas, podíamos comer en la privacidad de la misma, o en el restaurante de ambientes playero.

También disfrutamos de carreras de cangrejos, e interminables zambullidas al mar.

Y como no podía ser de otra manera, Disney, nos brindó a diario la magia de sus personajes que se presentan por el barco para tomarse fotos y firmar autógrafos. Al volver de la playa, nos esperaba una fiesta privada con Mickey vestido de Capitán, donde uno podía tomarse fotos con él, y como el sector VIP es de tan solo 20 camarotes, fue una sesión de fotos super relajada.

La ultima noche vivimos una fiesta pirata, llena de disfraces, show y música, para despedir esta increíble travesía, sin olvidar los inconfundibles fuegos artificiales que nos hicieron saltar las lagrimas de tanta felicidad. Aprendimos que no es común fuegos artificiales en un Crucero, y Disney se destaca también en esto, siendo el único que lo brinda. Por eso desde su lanzamiento gana un distinción al mejor crucero 5 estrellas el cual es brindando por medios especializados en el tema.

Para despedirnos nos regalaron una pintura original del Aqua Duck, a todos los pasajeros del level concierge exclusivamente, un detalle único y un recuerdo muy valorado.

Son tantas cosas que uno se olvida los detalles, desde que cada noche nos dejaban chocolates o detalles en la cama de la habitación, como un regalo especial ya que cumplíamos aniversario de casados, detalles de altísima categoría desde el shampú, hasta brindar protectores para el sol, las comidas y bebidas del restaurante privado de Concierge, todo asombra y deslumbra, realmente no hay crítica ni para el pasajero más exigente.

A la mañana siguiente, luego de 4 noches de duración de este hermoso viaje por el mar, desayunamos (teníamos como siempre la opción en el salón Concierge, o en el general) y nos despedimos, dejamos nuestras maletas en la puerta del camarote la noche anterior (dónde ya había dejado en la habitación unas etiquetas con nuestros datos para pegarle a las valijas/maletas), y nos esperaban a la salida donde se hacen los trámites de migraciones para volver a entrar a Estados Unidos. La salida del barco es super simple, uno desayuna y se retira antes de las 11hs. En nuestro caso nos retiramos temprano ya que nuestro viaje continuaba.

Ténganlo en cuenta es un viaje imperdible, único e inigualable, como familia tuvimos la suerte de conocer varias ciudades del mundo, y este crucero fue una de las cosas que mas disfrutamos y nos maravillo, y como mamá fue lo mejor.

Cómo datos menores, tienen que saber que la señal del móvil en casi todo el viaje, no funciona, salvo en el puerto de Bahamas, y en el sector del Atlantis. También saber que hay lockers en este parque de agua, y también en las actividades de delfines por ejemplo. Y el servicio de Internet se cobra, en nuestro caso estaba bonificado.

Otro dato, desde los Hoteles Disney, hay autobuses que te trasladan en forma gratuita hasta el Puerto donde sale el Crucero, son 2 horas de viaje, y desde Miami son alrededor de 3.5 horas de viaje en auto, donde hay garage para estacionar, en nuestro caso estaba incluído el precio del mismo, creo recordar que era por toda la estadía del crucero, unos 60 dólares.

Hoy día le digo a mi hija cuando se va a dormir: “que tengas dulces sueños, que sueñes con el crucero y el Aqua Duck…”

Soledad, mamá Experta en Parques Temáticos

Autor: parquestematicos

Parques Temáticos es parques de diversiones alrededor del mundo.