Mamá Experta: SEMINOLE HARD ROCK HOTEL & CASINO HOLLYWOOD, FL.

Regresamos hace una par de semanas, de Miami, luego de pasar 9 noches fantásticas en esta ciudad, y elegimos el hotel, basándonos en las fantásticas experiencias que tuvimos en la cadena de resort del Hard Rock.

Nos hospedamos en el lujoso Seminole Hard Rock Hotel & Casino, ubicado en Hollywood Florida, zona ideal ya que queda a pocos minutos de casi todos los centros comerciales, si son fanáticos de la compras.

Llegamos el 25 de julio, fecha ideal para ir a esta ciudad, ya que el calor acompaña para disfrutar el mar o la piscina. Debo decir que la alberca era fabulosa, pasamos allí casi todos los días, sobre todo temprano en la mañana, hasta el mediodía, rodeada de palmeras, plantas y unas hermosas cataratas, pasamos momentos increíbles en familia, lo mejor de todo el tobogán super divertido, por el cual mi hija se deslizó una y otra vez, es especial para toda la familia, ya que no es profunda y los más pequeños se pueden divertir a lo grande.

Van a encontrar reposeras y sombrillas, además nos brindan toallas y fundas para las sillas. Si lo desean pueden reservar las Hard Rock Cabanas, que tiene tv, teléfono, minibar, y muchas comodidades.

Si gustan tomar o comer algo, a partir de las 11 AM, cuentan con un excelente servicio del “Beach Club Bar & Grill”, pueden acercarse al restaurante, o pedir a los meseros que pasan alrededor de la piscina por si deseamos algo delicioso.

El hotel cuenta con servicio de valet parking y self parking, el segundo no tiene costo adicional, nosotros lo preferimos porque nos da más libertad y nos resulta más cómodo.
Al llegar fuimos derecho hacia el inmenso lobby, y lo primero que se ve es el luminoso y atractivo casino, con espectacular música, como no podía ser de otra manera, y la ropa, discos e instrumentos de músicos de todos los tiempos, una galería de recuerdos y objetos que hicieron historia.

Si bien el casino está a la vista, los menores no pueden ingresar, y el ambiente ya sea de día o de noche, es sumamente tranquilo, y no perturba la tranquilidad de las familias que disfrutan de tan hermoso lugar.

Nos asignaron nuestra habitación, el hotel es muy grande y tiene varios cuerpos, nosotros estábamos en el sector norte, para no fumadores, como es un casino y hay varios restaurantes, antes de subir a los ascensores chequean nuestra llave, por seguridad, para que nadie ajeno a las habitaciones pueda ingresar.

A pesar de ser temprano, nuestro cuarto estaba listo, dejamos nuestras cosas y fuimos directo a desayunar, realmente teníamos mucho apetito después de un largo viaje.

Elegimos, el “Blue Plate”, está abierto las 24 horas, y sirven, huevos en todas sus formas, pancakes, hamburguesas, y sandwiches. Además de frutas frescas y café delicioso.

También está el “Constant Grind”, el aroma del café recién hecho hace inevitable acercarnos a tomar uno, además exquisitas cookies con chispas de chocolate, la tentación de mi hija, muffins, burritos, etcétera. Y a mi esposo le fascino la ensalada de frutas tropicales, así que en general, aquí tomamos nuestros desayunos, lo bueno también es que se puede tomar el pedido y salir a tomarlo junto a la piscina.

A la hora de almorzar o cenar las opciones son varias, “Kuro” es uno de los mas hermosos, solo sirven cena, y es necesario usar vestimenta elegante, un menú variado de sushi, pescados, sopas y ensaladas.

Como no podía ser de otra manera, el clásico “Hard Rock Cafe”, nunca nos decepciona, el favorito de mi esposo los nachos, no puede evitar pedirlos cada vez que vamos, las jugosas fajitas de carne y pollo son mi debilidad, y no pueden enredarse las exquisitas entradas y hamburguesas. Este fue nuestro lugar elegido varias veces.

Y tuvimos el placer de conocer “The Bol”, cocina asiática, un ambiente realmente placentero, donde la comida es de lo más sabrosa, allí comimos sopa, mi esposo un fresco pescado con hierbas y limón, y la jovencita el infaltable fried rice, que era un manjar. No dejen de pasar a probarlo, aunque no estén en este hotel.

A nosotros no nos gusta jugar en el casino, si bien entramos a conocerlo, les digo que es enorme e impresionante, no tiene nada que envidiarle a los casinos que hemos visitado en Las Vegas.

Estando aquí hospedados, y gracias a la generosidad del Hard Rock, sucedieron dos de las experiencias más increíbles que nos tocó vivir. El 26 de julio, día del cumpleaños de nuestra hija, fuimos a ver el partido de fútbol del Paris Saint – Germain Vs Juventus, que se llevó a cabo en el imponente Hard Rock Stadium, era nuestra primera vez en una cancha de esa envergadura, y un partido tan importante. Y no solo fue un partido, teníamos asientos en el sector 72 Club, recién  al llegar entendimos que significaba esto.

Teníamos parking preferencial, e ingreso por una puerta VIP, allí nos pidieron los tickets y nos pusieron unas divinas pulseras identificatorias, y una asistente nos acompañó al salón exclusivo. Mis palabras no van a alcanzar para describir, la variedad de platillos, bebidas, cervezas y postres que servían en ese lugar.

Un abundante buffet donde había desde hamburguesas y hot dogs recién preparados, hasta sushi, ostras, caviar, pollo braseado, ensaladas, frutas, helados y chocolates.
La carta de vinos y champagnes era sorprendentes al igual que la variedad de cervezas y tragos. No daban ganas de salir al estadio, pero a la hora de comenzar el partido nos dirigimos hacia los asientos, estábamos atrás de los bancos de suplentes, pudimos ver a tan solo unos metros a nuestros jugadores favoritos, realmente surrealista, y durante el partido nos brindaban popcorn, algodon de azucar, agua, gaseosas y cerveza todo en forma gratuita y es parte de este sector llamado 72 Club.

En el entre tiempo, volvimos al salon, con ganas de seguir probando esos manjares, creo que nunca comí tanto y tan bien.
Al finalizar el partido, el salón seguía abierto por un rato mas, asi que comimos un delicioso helado y ya más tranquilos nos retiramos. Todo este servicio estaba incluido con los tickets. El único extra fue la propina a la mesera que nos atendió de maravilla. Por un momento hasta nos olvidamos que era el cumpleaños de mi hija, ella estaba tan feliz, que dijo que fue el mejor regalo haber ido a ese partido.

Tan solo 3 días después, nos dirigimos al mismo estadio, esta vez a ver el histórico partido, que llamaron  El Clásico, del Real Madrid Vs. Barcelona. En esta ocasión, los asientos estaban más alejados, ya que las entradas estaban agotadas hace meses de antelación, pero así también la emoción. La idea era estar en el otro sector VIP para que lo conociéramos, era la idea de la invitación del Hotel.

Llegamos bien temprano, recorrimos todos los alrededores del estadio, y nos divertimos un montón en los puestos que había, bailamos y vivimos cosas totalmente nuevas.
A las 5 PM tuvimos acceso al Official Hospitality ya que los tickets los sacaron a travéz de otra empresa, para que probemos otro servicio VIP que se brinda, que incluye música en vivo, comida, cerveza bien fría, vinos y hasta cigarros, hicieron que la espera fuese extremadamente divertida.

Y después la alegría total, nada como ver a Messi meter un gol, solo por eso todo valía la pena.

Un viaje espléndido, divertido, emocionante y festivo. En un hotel maravilloso y rodeados de música y buena comida.

Soledad, Madre Experta en Parques de diversiones y Hoteles!

Gracias Hard Rock Hotel!!

Autor: parquestematicos

Parques Temáticos es parques de diversiones alrededor del mundo.